Cinco consejos para cuidar tu espalda este verano

Tendemos a asociar el dolor de espalda con una mala postura al estar sentados en la oficina, un mal gesto haciendo deporte… y parece que con las vacaciones y el estar más relajados se reducen las posibilidades de padecer esta dolencia. Pero, al contrario de lo que podamos pensar, en verano también adoptamos hábitos que pueden ser nocivos para nuestra espalda.

Cambios de rutinas, las expectativas por disfrutar de nuestras vacaciones al máximo, la tensión por dejar todo listo antes de disfrutar de esos ansiados días de descanso… Todo ello puede dar lugar a dolores de espalda que podemos evitar.

En el centro Carlos Esteban Osteopatía Avanzada trabajamos las dolencias de la espalda y aconsejamos a nuestros pacientes medidas preventivas para evitar que vuelva a aparecer la molestia. En este post te contamos cinco consejos para que continúes cuidando tu espalda también en esta época estival:

Utiliza un calzado adecuado

El calzado veraniego por antonomasia, las chanclas, pueden convertirse en tu peor enemigo. Se trata de un calzado plano y sin diseño anatómico, por lo que no es bueno andar con ellas por el asfalto. Te recomendamos que las uses solo en la playa o la piscina y evitarás así problemas de espalda asociados a caminar con ellas.

Del mismo modo, también te aconsejamos que elijas bien tus tacones de verano para evitar dolencias. En este tipo de zapatos el talón suele quedar al aire, lo que aumenta el desequilibrio del cuerpo que soporta la columna vertebral, por lo que las molestias pueden producirse en toda la espalda.

chanclas-dolor-espalda-osteopatía

Las chanclas no son un calzado ergonómico y por tanto, pueden hacer sufrir a nuestra espalda.

Cuidado con las mochilas de montaña

Si este verano optas por el senderismo, además de utilizar el calzado adecuado para ello, te recomendamos que vigiles la mochila que vas a llevar. Elige una que esté preparada para repartir el peso por toda la espalda, de arriba abajo y de derecha a izquierda. Así tu espalda soportará el peso uniformemente no sufrirá tanto. Además, si quieres acompañar tus rutas con unos bastones para andar también te ayudará a evitar lesiones y a mantener el equilibrio.

¿Viajas en coche? Acuérdate de estirar las piernas

Un clásico del verano son también los viajes largos en coche. Además de por seguridad vial, también es bueno para tu espalda que pares cada cierto tiempo a estirar las piernas y a cambiar de postura. Especialmente si eres tú quien conduces. Estar al volante durante mucho rato seguido tampoco es bueno para la espalda porque el conductor está en posición de alerta y eso afecta a nuestras cervicales y espalda. Igualmente, que no se te olvide conducir con un calzado cerrado adecuado.

Reparte el peso entre tus maletas

Puede parecer un consejo menor, pero no es extraño que suframos alguna lesión en la espalda mientras cargamos una maleta pesada. Para evitarlo es recomendable que repartas el peso entre varias maletas y te ahorres un enganchón innecesario antes de llegar a tu destino de vacaciones.

Ojo con las zambullidas en el agua

La forma de tirarnos al agua, tanto en la playa como en la piscina, puede causarnos dolores de espalda e incluso lesiones más profundas en el cuello o la columna.

Sumérgete de manera poco agresiva y, sobre todo, no lo hagas en zonas poco profundas o que no conozcas.