Frutos secos: 5 razones por las que deberías comer nueces

Junto con el ejercicio, la alimentación es uno de los factores clave para mantener una buena salud y tener nuestro organismo en equilibrio. Los frutos secos, además de tener diversas propiedades nutricionales, son fácilmente incorporables en nuestra dieta, desde ensaladas hasta postres saludables. Son un aporte nutricional incondicional en una dieta completa y equilibrada. En concreto, las nueces guardan infinidad de propiedades beneficiosas para nuestra salud. En este post, te contamos las cinco razones por las que deberías incluir este tipo de fruto seco en tus platos.

1. Ácidos grasos omega 3

Las nueces están cargadas de ácidos grasos omega 3. ¿En qué nos ayuda esto? Con el consumo de nueces conseguimos casi la totalidad de grasas que necesitamos para pasar el día. Y no se trata de grasas perjudiciales como las saturadas, de las que solo tiene un 9%, sino aquellas que nuestro cuerpo utiliza para tener energía durante el día.

2. Minerales

Estos frutos secos nos aportan minerales tan importantes como el hierro, para transportar con éxito el oxígeno por la sangre y el tejido muscular. El potasio fortalece los músculos y el magnesio que nos da es determinante, ya que nuestro cuerpo lo necesita para fabricar nuevos tejidos.

Las nueces también nos ofrecen vitaminas B, proteínas y fibra que regula el sistema digestivo. Un solo alimento nos ayuda a que nuestros músculos funcionen correctamente, mantiene el sistema nervioso en buen estado, aumenta las defensas y depura el organismo de toxinas que no necesita.

nueces-alimento-nutricional-osteopatia

3. Fortalece tu cerebro

Nos queda claro que las nueces contienen las grasas que nuestro cuerpo necesita para pasar el día con energía, realizando nuestra rutina sin sentir cansancio o fatiga. Pero es que nuestro cerebro también precisa de estos nutrientes. Las grasas consiguen que la conexión entre neuronas se produzca sin fallos. Al estar cargado de omega 3, ayudamos a nuestro cerebro a mantener la eficiencia y el rendimiento necesario para nuestra actividad cognitiva.

4. Protege tu corazón y tu piel

Estos frutos secos reducen la probabilidad de sufrir problemas cardiacos. El omega 3 previene la formación de coágulos de sangre, así como inflamaciones que pueden llevar a otras complicaciones en el corazón.

Un beneficio poco conocido del consumo de nueces es que también protege nuestra piel. La vitamina E que nos aporta la ingesta de este fruto seco ayuda a la piel a regenerarse después de quemaduras a causa del sol, incluso mejora su iluminación y previene la aparición de arrugas.

5. Relájate

Si te sientes muy nervioso o no puedes dormir, incluir las nueces en tu dieta también puede ayudarte. Como hemos explicado antes, sus propiedades fortalecen los músculos, pero también los relajan. A su vez, al contener vitamina 6, la ingesta consigue un efecto relajante que incluso puede conseguir una conciliación del sueño más rápida.

¿Cómo incorporar las nueces a nuestra dieta?

ensalada-nueces-dieta-equilibrada

Este tipo de frutos secos es muy fácil de incorporar en la dieta de todos los días. Puedes consumir la cantidad necesaria para recibir todos sus beneficios a través de ensaladas, pero también comiendo pan de nueces, un pan muy sencillo de hacer y que podrás comer durante varios días. Las nueces también pueden incorporarse en cremas de verdura, pasta y una variedad casi infinita de postres como los brownies o las tartas de manzana.

 

 

By |2021-05-19T14:46:08+00:00mayo 19th, 2021|Hábitos saludables|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment

18 − seis =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir el chat
Chatea con Carlos Esteban Osteópata